¿QUÉ JUICIOS SE HACEN CON JURADO?

juicios-jurado-popular-almería

El jurado lo compondrán nueve ciudadanos

Aunque estemos acostumbrados en las películas (americanas) a que la mayoría de juicios, los abogados intentan convencer a través de llamativos alegatos a un jurado popular, en España, en realidad, sólo una pequeña minoría de asuntos se resuelven a través del Tribunal del Jurado. El número de juicios con jurado que se celebran cada año en España es muy pequeño: 289, según datos de 2015. O dicho de otra forma, el 0,04 por ciento de los 644.693 juicios que se celebraron en la jurisdicción penal.

El Tribunal del jurado sólo se da en el orden penal y sobre delitos tasados en la ley como homicidio, amenazas, omisión del deber de socorro, allanamiento de morada, tráfico de influencias, cohecho o malversación de caudales públicos, y se celebrarán en las Audiencias Provinciales.

El jurado lo compondrán nueve ciudadanos,  que tienen que cumplir una serie de requisitos: como ser españoles, mayores de edad,  saber leer y escribir, estar empadronados en la zona, no tener ninguna condena que los inhabilite o no tener incompatibilidad por profesión (como cargos públicos, profesión relacionada con la Administración de Justicia etc..) o interés directo en el asunto.

Dicho jurado será guiado por un juez, que como buen conocedor del procedimiento, será el encargado de  fijar el objeto del veredicto de jurado, darles las oportunas instrucciones sobre el contenido de su función, transmitirles las reglas que rigen el proceso de deliberación y votación y la forma en que deben reflejar el veredicto. Pero el juez  no puede influir en la decisión del jurado, ni tomar parte en la votación final.

Obviamente el veredicto que dicte el jurado debe ser motivado para que no pueda atribuirse a que es fruto de la arbitrariedad. A continuación, se extiende acta, se entrega al magistrado presidente y se convoca a las partes para su lectura en audiencia pública. El magistrado puede devolver el acta al jurado si considera que hay defectos como la ausencia de pronunciamiento sobre determinados hechos, determinados acusados o defectos subsanables, como ausencia de mayorías necesarias o contradicción en los hechos probados. Si tras tres devoluciones persisten los defectos se disuelve el jurado y se deberá celebrar nuevo juicio oral, con nuevo jurado. Si el veredicto se admite, el siguiente paso corresponde al juez que deberá dictar la sentencia que corresponda.

En caso de que el jurado declare la inocencia del acusado, el juez dictara inmediatamente la sentencia absolutoria. Por el contrario, si el veredicto determina que el acusado es culpable, el juez en su sentencia recogerá los hechos probados por el veredicto y establecerá su calificación jurídica por el delito concreto, el grado de ejecución y participación, los agravantes y atenuantes aplicables y la pena que finalmente le imponga.