FOLLETOS O FOTOS ENGAÑOSAS EN LA COMPRA DE UNA VIVIENDA

folletos-engañosos-vivienda-reclamar-publicidad-engañosa

La publicidad engañosa dará lugar al pago de una indemnización.

Las características de las viviendas, sus anejos, servicios e instalaciones comunes ofrecidas en publicidad serán exigibles, aún en el caso de que no se hiciera mención específica alguna –de esas fotografías o folletos- en el contrato de compraventa celebrado.

Dada la decisiva influencia de la publicidad sobre los compradores a la hora de contratar, no puede prescindirse de lo ofertado públicamente, debiéndose entender integradas las fotografías, folletos o maquetas como una parte más del contenido del contrato, y, por tanto, de obligado cumplimiento. En definitiva, se le otorga a la publicidad carácter contractual, de modo que la misma resulta vinculante para el que la realiza y por consiguiente puede ser exigible por quien la recibe.

Hay una gran vinculación que resulta de la oferta, promoción y publicidad en la compraventa de viviendas, con un mero folleto; documento que su contenido es tan exigible como el que resulta del contrato de compraventa.

Ello viene a ser uno de los posibles  incumplimientos contractuales, por no aparecer otro edificio al lado (por ejemplo), -que luego se construyó-  en perjuicio de unas vistas a las que se le adjudicaban a las fases iniciales.

En el caso de que no fuera posible cumplir con lo convenido, dada la imposibilidad material de llevar a efecto dicho cumplimiento, los compradores podrán solicitar indemnización por los daños y perjuicios ocasionados.


  • Conclusión jurídica: La publicidad engañosa sobre elementos comunes,  que después no son entregados por la empresa promotora dará lugar al pago de una indemnización.


POR EJEMPLO, UN  FOLLETO PUBLICITARIO podría dar la sensación de ofrecer una comunidad abierta y con vistas, cuando en realidad hay proyectada y aprobada la construcción de una cuarta fase que tapona y frustra las expectativas originadas de la fotografía.

Si la publicidad es ENGAÑOSA, fue una fotografía virtual,  su no entrega tal cual aparece en el folleto o fotografía, origina responsabilidad de la promotora.

Pues es  obligación exclusiva de la promotora de finalizar la obra de modo que reúna las características constructivas ofrecidas públicamente a los futuros compradores. Pues esas fotografías contenían una actividad publicitaria, con intención de atraer a los clientes.

Puedes contarnos tu caso, para que te lo estudiemos y te informemos, sin ningún tipo de coste o compromiso para ti.